Traducción del discurso de Mr. Presidente. #Cuba #EEUU

Por Felix Edmundo Díaz @feddefe*

El presente material es una traducción del discurso de Mr. Presidente Husein Barak Obama, pronunciado el 17/12/2014; las líneas enumeradas se corresponden con los párrafos e ideas sueltas de Mr. Presidente. 

Si me salté alguno, siguiendo la lógica de la traducción puede interpretarlo por sí mismo. Verá que no es difícil.

1. Pongo fin a un enfoque cavernícola que en 50 años no ha logrado derrotar a Cuba.

2. Vamos a incorporarnos al capítulo que, desde hace años, iniciaron el resto de las naciones de América.

3. Yo nací en 1961, cuando acabábamos de ser derrotados en Girón y, más de un siglo después de estar jodiéndole la vida a los cubanos.

4. Seguimos con la ¿Guerra Fría? = sabotajes, incendios, atentados, terrorismo, plagas y contando…

5. Seguimos apretándolos y les robamos médicos, artistas, deportistas y otros profesionales.

6. Los exiliados cubanos hicieron con la Florida lo que les dio la gana: secuestraron a Elián, pusieron bombas, asesinaron a activistas, etc., etc.

7. Usando el lenguaje de la ‘Democracia y los DDHH’ hemos fundido a los contribuyentes con los millones de dólares destinados a subvertir el orden en Cuba.

8. Nos quedamos solos tratando de aislar a Cuba, pero la culpa es del gobierno cubano.

9. Nadie se beneficia con la rigidez de nuestra política.

10. Tenemos relaciones con China (son 1300 millones de consumidores y ahorita la ‘locomotora’ de la economía mundial, además, nos prestan dólares para no declararnos default) y con Viet Nam que nos sacó a patadas de su país, donde perdimos a más de 57 mil soldados, pero les masacramos a 2 millones y les herimos a 3 millones de vietnamitas.

11. Quité las prohibiciones de Bush para viajes y remesas, que existían desde Carter. Bueno no hice nada nuevo.

12. Cuba no está ‘Internettada’, pero está ‘más conectada con el mundo’ que nosotros.

13. Traté de hacer esto antes, pero fue injusto que Alan Gross se dejara coger y para colmo la USAID ‘hace aguas’ por doquier.

14. Hace meses que tratamos el tema del canje (nosotros en secreto) y el gobierno cubano emplazándonos constantemente de forma pública, menos mal que Francisco XVI me ‘tiró un cabo’.

15. Liberaron al agente Alan Gross y ya está aquí.

16. Cuba también liberó a un traidor que nos fue útil.

17. Este traidor nos ayudó (Mr. President miente) a detener a los Héroes cubanos que hoy liberamos (él dijo transferimos para sonar más severo).

18. El traidor está a salvo (Los Héroes cubanos también).

19. Ahora estoy haciendo lo que debí hacer hace rato.

20. Le dije a Kerry que se ‘pusiera las pilas’ para montar un Centro de Intelig…, digo, una embajada más grande en Cuba.

21. Vamos a montar el Centro, digo, la embajada y trabajaremos en lo que Cuba lleva una pila de años diciéndonos: temas migratorios, salud, lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y los desastres naturales.

22. Ahora sé que Finlay fue el que descubrió el agente trasmisor de la fiebre amarilla y no Walter Reed como me dijeron en la escuela.

23. Cuba envió más de 250 médicos a África a combatir el ébola y nosotros les bloqueamos el cobro de los servicios.

24. Seguiremos hablando de ‘Democracia y DDHH en Cuba’ para conocer porqué allí la policía no tirotea a los ‘afros’.

25. Tras 50 años esto no ha funcionado. Nos quedamos solos.

26. Le dije a Kerry: Quita a Cuba de esa lista de mierda que los únicos terroristas somos nosotros e Israel.

27. EEUU e Israel, y Al Qaeda y el ISIL, que son como nuestros hijos, somos los terroristas, saquen a Cuba de esa lista.

28. Creo en el compromiso ‘pueblo a pueblo’ si el grueso de ‘nuestro pueblo’ esta compuesto por los servicios de inteligencia, sus agentes y dinero.

29. Los estadounidenses pueden viajar con sus tarjetas de crédito American Express y Mastercard.

30. El pueblo cubano tiene unos huevos del carajo.

31. Estamos quitando las restricciones de las remesas.

32. Estamos comiendo mierda y los chinos, los rusos, los BRICS, Europa y malanga nos cogieron la delantera en los negocios.

33. Los exportadores de EEUU pueden vender en Cuba.

34. Vamos a aumentarle las comunicaciones y acceso a tecnologías… (seguro pensó: ¿Tendremos que pagarle todo el dinero que les debemos…?)

35. Vamos a venderles celulares, etc.

36. Esto es lo que puedo hacer, ahora me tengo que fajar con los republicanos que me ganaron el Congreso a ver si puedo quitar el bloqueo.

37. Ayer hablé con Raúl Castro sobre el canje y le dije mi convicción de que la sociedad cubana está limitada por la restricción a sus ciudadanos… (y el muy cojonú me dijo con su vozarrón: El sentimiento mío hacia la sociedad norteamericana y sus ciudadanos es recíproco…)

38. Estamos contentos por Gross, el traidor y los cuatro perros que van a soltar.

39. Internet, ONU, Cruz Roja… (menos mal que no los dejé entrar en la Base Naval en Guantánamo).

40. Sigo hablando mierda de los DDHH en Cuba (rezando porque la policía no mate a otro afroamericano).

41. Los cubanos deben tener sindicatos (con todo mi respeto por los invidentes, Mr. President parece un ciego leyendo un rallador o guayo como se dice en Cuba).

42. Los cubanos nos seguirán cayendo arriba en la ONU y donde sea, y lo jodío es que los escuchan y los siguen.

43. Podemos brindarle un Manual de Autoayuda (Step to step) para que los cubanos entren al siglo XXI y seguir su ejemplo, porque todavía somos cavernícolas.

44. A la mafia anticubana que no joda más que han ‘limpiado los bolsillos’ de los contribuyentes y no han logrado nada.

45. No sigamos empujando a Cuba porque nos vamos a caer.

46. Exhortamos a Cuba a hacer lo que pidió Raúl Castro: poner las potencialidades del pueblo cubano en función del trabajo.

47. Ellos, ustedes y la mayoría del mundo nos seguirá viendo tan HPs cual somos.

48. Cita a Martí para hablar de honestidad (olvida que el Apóstol dijo: Viví en el monstruo y le conozco las entrañas).

49. El honesto no ratifica su honestidad, pero tengo que decirlo. No puedo borrar 50 años de guerra sucia.

50. Los cubanos dicen: ‘No es fácil’. (También repetimos a Maceo: ‘Es mejor perecer que contraer deudas de gratitud con un enemigo tan poderoso’; también decimos: ‘En la confianza está el peligro’, o ‘De tus amigos cerca, pero del enemigo más cerca todavía’ y decimos muchas cosas más…)

51. Gracias Francisco XVI.

52. Gracias Canadá.

53. Cambiamos hacia Cuba porque en el hemisferio hay un nuevo liderazgo y no es nuestro. Cuba estará en la Cumbre de las Américas y alentamos a la sociedad civil o sea ‘los perros que nos aman’ a que vayan y ladren…

54. Vuelve con la ‘Democracia y los DDHH’… y la policía gringa matando negros. Salta del colonialismo al comunismo para dejar atrás sus legados… (Parece que Mr. President suspendió Historia porque pasó de una formación económica social al futuro, dejando intacto al Capitalismo… se tostó el moreno).

55. Sigan soñando con un futuro mejor, pero solo eso… soñando.

56. Por la Ley de Ajuste Cubano (Pies secos-pies mojados o viceversa) han llegado balseros a Miami.

57. Miami es la capital de América Latina (parece que el mulatico también suspendió Geografía)

58. Todos somos americanos (esta es una de las pocas verdades que dijo)

59. El cambio es difícil. ¿Quién coño nos va a creer que queremos ayudar a Cuba?

60. Hoy cambiamos porque no tenemos más opciones.

61. Se encomienda a Dios… Gracias por su tiempo.

*Editor del blog La Mala Palabra.

16 thoughts on “Traducción del discurso de Mr. Presidente. #Cuba #EEUU

      • Ok lo hago pues lo quiero publicar mañana que es el primer mes del anuncio de la re composición de las relaciones, y quiero poner el enlace con La Mala Palabra para que la gente conozca a Felix Edmundo.

        Me gusta

      • ya lo arregle por el que tienes publicado en el blog yo programe para mañana viernes 16 que hay mas publico y podemos darle promoción, puse el enlace con el blog tuyo nos vemos mañana.

        Me gusta

      •  la reanudación anunciada de las relaciones diplomáticas con los EE.UU. Es en realidad, y básicamente, porque el medio ambiente tanto interior (imposibilidad de representarse, por lo tanto libertad de algunas elección; fuertes presiones cada vez más de algunos sectores económicos para poder acceder al mercado cubano; reducción, a causa de su envejecimiento natural de la extrema derecha miamaise y en consecuencia de su influencia, entre otras cosas) que exterior (actualización del modelo económico cubano – observan que no se trata de actualización “política” – aislamiento de Washington ante América Latina debido a su política cubana; aislamiento ante la “comunidad internacional” debido al bloqueo), entre otras cosas razones, que Obama adoptó la política que cualquier otro Gobierno nacional, en un caso similar, habría adoptado desde bien mucho tiempo, no era el “traumatismo” que vivió y que sigue viviendo la Casa-Blanco, sin distinción de partidos, ante este acontecimiento extraño en su historia: no llegar a sus finales además de cincuenta años, es decir conducir a résipiscence esta pequeña isla de nada del conjunto – en amplitud, potencia, población, recursos económicos, etc – que los hace frente desde 1959. Y, peor aún, de no tener los medios. Se sabe cómo los EE.UU han regulado – o intentado regular – de las “crisis” inventadas de todas las partes, no tomar más que más recientes hechos, en Panamá (1989), en Irak, Afganistán, Serbia-Kosovo, en Somalia, Libia, Siria, en Ucrania: poniendo la mierda, para hablar vulgarmente. ¡Ahora bien, estos medios nunca estuvieron al alcance a Cuba en cincuenta y cinco años! Y cuando hay en abril de 1961, a Playa Girón, el fiasco ha sido total…

        Hay de que verdaderamente traumatizase, lo que explica el comportamiento obsesional de Washington, su actitud enfermiza, su – por decirlo así – esquizofrenia frente a Cuba. O, para ser más exacto, de la Revolución cubana. Lo que hace mal al establecimiento étasunien, sin distinción de partidos, es la Revolución socialista (“comunista”, si se quiere reanudar su vocabulario) instalada en sus puertas y en su barba, como lo había dicho Fidel cuando afirmaba en abril de 1961 que era “socialista”. Hablo de esquizofrenia en sentido clínico. Si, según el Robert, esta enfermedad es una “psicosis caracterizada por una desagregación psíquica (ambivalencia de los pensamientos, de los sentimientos, conducida paradójica), la pérdida del contacto con la realidad, el repliegue sobre sí”, eh bien, entonces, los psiquiatras de Gobierno, si existía, tendrían bajo la mano uno de los casos más sintomáticos y más interesantes que son: ¡un Gobierno que, contrariamente a los hechos más probados, se transpasa en una conducta desfavorable durante cincuenta y cinco años! Entonces, que no se me habla de “valor” de Obama (no reeligible, no tiene nada que perder). Demostró simplemente sentido común. La terquedad inútil de Washington con relación La Habana hacía el hazmerreír del mundo, y a los superpuissants les no gusta en absoluto que se los vuelve en ridículo. Un pequeño ejemplo: hacía a casi piedad, al pobre embajador étasunien de servicio para las Naciones Unidas que debía repetir, año después de año, el mismo informe oral destaconado cuando la Asamblea general discutía de la Resolución cubana sobre la supresión del bloqueo, manejar un lenguaje estereotipado, una retórica passéiste para defender una política que sólo su propio Gobierno e Israel apoyaban… Obama por otra parte lo reconoció: cuando una política no funciona durante cincuenta y seis años, es necesario cambiar. Hace tiempo, es verdad, pero finalmente se convenció. Lo que hizo la Casa-Blanco, es cambiar simplemente su fusil de hombro. Lo que el resto del mundo veía desde hace muchísimo tiempo, este a que, supongo, sus aliados occidentales lo incitaban en conciliábulos secretos y lo que cualquier otra diplomacia algo menos limitado habría incluido mucho antes.

        Deseo a pesar de todo indicar que si esta política – errónea, ciertamente, habida cuenta del interlocutor, o del adversario – nunca ha funcionado, es que había, que hay siempre en frente una Revolución cubana, y en consecuencia una diplomacia, que, en primer lugar, nunca no ha comprometido sobre los principios, no se ha inclinado nunca, no se ha dejado nunca loengañar por appeaux que él lo tendía, que ha tenido incluso audacias inauditas – entre otras cosas, volar a la ayuda de la Angola invadida por Mobutu y los racistas sudafricanos y contribuir decisivamente a modificar completamente el reparto en África Austral (Namibia, Sudáfrica), ¿es decir, hacer para una muy buena causa lo que el Occidente siempre ha hecho para muy malas – que actuó con una inteligencia y una capacidad suprema en cada momento, y que tiene detrás ella, es necesario destacarlo? un pueblo capaz de resistir al la peor para defender su soberanía, su independencia y su dignidad, o incluso su propia existencia de nación. Y luego también, aunque apenas se habla ya él, uno de estos gigantes que sólo aparecen de vez en cuando en la historia, es decir Fidel, en que, precisamente, todo un pueblo se personificó porque representaba el interés más esencial de Cuba y resumía el combate ahora secular de un pueblo para su independencia y su libertad.

        Los que acusan a Obama haber cedido a la “tiranía”, o “dictadura del Castro” tienen razón, y no tienen culpa que sobre un punto: affubler este epíteto destaconada a lo que es sobre todo la Revolución del pueblo cubano. Dicho esto, sí, Obama cedió, porque no tenía otra solución – este en qué los comentaristas internacionales se guardan bien de épiloguer.
        Pero este acceso de sentido común, esta salida de la esquizofrenia no quieren decir siempre que se cure al paciente, que volvió a pegar al real, es decir que Washington va por fin a reconocer La Habana como un igual, que las negociaciones van a entablarse en igualdad de condiciones. ¡Tanto se es necesario! Sobre este plan, Obama está tan enfermo que sus diez antecesores a la Casa-Blanco, y su discurso del 17 de diciembre no deja lugar a ninguna ambigüedad. La política cambia, ciertamente. El objetivo final, no. Los medios se modifican, los mismos objetivos persisten . Se trata hoy como ayer de liquidar este chancro a alcance de las costas étasuniennes, de eliminar esta Revolución que sigue haciendo ver rojo al establecimiento, sin distinción de partidos, de extirpar esta Revolución que no renunció al socialismo en pleno apogeo del néolibéralisme en Occidente. Se trata de hacerla cambiar. Nuevo avatar, seguramente, de este famoso cambio cuyo Obama nos barajaron de nuevo las orejas durante su primera campaña electoral e incluida la población étasunienne no tiene dado que magros pizcas.

        Analizo los puntos clave de este pretendido “cambio”. Me baso para ello, no en el discurso que Obama pronunció delante de yo no sabe demasiado qué audiencia (y que reproducido en totalidad el Diario Granma, en paralelo al de Raúl) pero sobre el texto ofrecido sobre el lugar de la Casa-Blanco donde se habla él a la tercera persona y en el cual las medidas se anuncian bien con más detalle. Si lo hago, es que, curiosamente, no coincide con el discurso “oficial”, excepto algunos raros apartados, que es bien “menos meloso” y más diplomático, que es bien más preciso sobre algunos puntos donde los antiguos métodos tienen siempre curso. ¿Por qué la Casa-Blanco publica dos versiones diferentes sobre un mismo tema? Lo ignoro. Que se me permita ver un bonito ejemplo de este “doble lengua” tan habitual a algunos Gobiernos…

        Obama afirma de entrada:
        « It is clear that decades of U.S. isolation of Cuba have failed to accomplish our enduring objective of promoting the emergence of a democratic, prosperous, and stable Cuba. »
        Queda claro que décadas de aislamiento de Cuba por los Estados Unidos no nos permitieron lograr nuestro objetivo permanente: promover la aparición de una Cuba democrática, próspera y estable. “

        Tarjetas sobre mesa, por lo tanto. Cuando se sabe que este término “democrático” significa en el establecimiento la democracia tal como lo oye, él, y que el socialismo está por definición antidemocrática, se comprende todo. Dicho esto, no veo porqué y en nombre de qué derecho la Casa-Blanco querría “promover” cualquier cosa a Cuba. Ésta nunca ha pretendido promover, por ejemplo, algo menos de racismo en los Estados Unidos, o un poco más de igualdad entre los cuarenta y seis millones de pobres y las algunas decenas o centenares de multimillonarios. Podría citar bien otras características destacadas de la sociedad étasunienne.

        “Nuestra política respecto a Cuba, que se remonta a lejos, a veces lo cortó de nuestros socios regionales e internacionales, reducido nuestra capacidad de influencia sobre todo el continente y los impidieron que utilizara toda la gama de instrumentos de la que disponemos para promover cambios positivos en Cuba. Aunque esta política ha estado basada en las mejores intenciones, tuvo poco impacto: en la actualidad, al igual que en 1961, Cuba es controlada por el Castro y el partido comunista.” ¡Pues, reconocimiento de fracaso en toda la línea! Este apartado aumenta en realidad sobre el precedente: los Estados Unidos consideran como que van absoluta sí, o incluso casi como un deber, “de promover” cambios en Cuba. No se sale de la visión según la cual el socialismo es un bubon que es necesario extirpar, una anomalía, una monstruosidad. ¿Y si el capitalismo fuera precisamente, él, el monstruoso, el teratológico? No plantean esta pregunta a Obama, le tomará para un loco…

        We cannot keep doing the same thing and expect a different result. It does not serve America’s interests, or the Cuban people, to try to push Cuba toward collapse. We know from hard-learned experience that it is better to encourage and support reform than to impose policies that will render a country a failed state. With our actions today, we are calling on Cuba to unleash the potential of 11 million Cubans by ending unnecessary restrictions on their political, social, and economic activities. In that spirit, we should not allow U.S. sanctions to add to the burden of Cuban citizens we seek to help.
        “No podemos seguir haciendo similar y esperando un diferente resultado. Intentar empujar Cuba al derrumbamiento no sirve los intereses de los Estados Unidos ni los del pueblo cubano. Sabemos, por experiencia difícilmente aprendida, que es mejor fomentar y apoyar reformas que imponer políticas que convertirán un país en un Estado en bancarrota. Por las acciones que emprendemos hoy, pedimos Cuba liberar el potencial de once millones de Cubanos poniendo fin a las restricciones estéril que afectan sus actividades políticas, sociales y económicas. Con esta perspectiva no permitiremos que las sanciones étasuniennes vienen a añadirse a la carga que ya pesa sobre los ciudadanos cubanos a quienes pretendemos ayudar.”
        Pequeño comentario (para no épiloguer sobre este derecho a introducirse en los asuntos interiores de Cuba): la pequeña expresión: “por experiencia difícilmente aprendida” (que, curiosamente, la versión española in situ este mismo omite) resuena siniestramente en la boca de Obama, hace incluso frío en la espalda, ya que, este me parece, son más bien los Sirios, no citar más que el último ejemplo en fecha, que hacen completamente esta “duran experiencia” de la voluntad de los Estados Unidos y de la Unión Europea “de imponer políticas que convertirán un país en un Estado en bancarrota”.

        Today, we are renewing our leadership in the Americas. We are choosing to cut loose the anchor of the past, because it is entirely necessary to reach a better future – for our national interests, for the American people, and for the Cuban people. / Since taking office in 2009, President Obama has taken steps aimed at supporting the ability of the Cuban people to gain greater control over their own lives and determine their country’s future. Today, the President announced additional measures to end our outdated approach, and to promote more effectively change in Cuba that is consistent with U.S. support for the Cuban people and in line with U.S. national security interests. 
        “Hoy, estamos renovando nuestro liderazgo en Américas. Elegimos cortar las anclas del pasado, porque es absolutamente necesario instaurar un mejor futuro para nuestros intereses nacionales, para el pueblo étasunien y para el pueblo cubano. /Desde que entré en función (a partir de allí, el texto dicho: “el Presidente Obama”; vuelvo a poner a la primera persona para facilitar las cosas) en 2009, adopté medidas para contribuir para que el pueblo cubano esté en condiciones de controlar mejor su vida y decidir el futuro de su país. Anuncio pues nuevas medidas para terminar con nuestro enfoque pasado y promover a Cuba un cambio más real en la misma línea que del apoyo que los EE.UU prestan al pueblo cubano y de conformidad con nuestros intereses de seguridad nacional » .

        Comentario: una vez más, se lo constatará fácilmente, la injerencia en los asuntos interiores de Cuba se extiende con una beatitud quitada, como una evidencia que pasa de fuente. No salimos del tono que pontifica del donante de lecciones que indica a los otros cómo deben vivir… ¡No veo, por otra parte, en quien Cuba tiene que ver con la “seguridad nacional” de los Estados Unidos! Sin hablar de esta obsesión maníaca para el “liderazgo” (seguramente porque tiene plomo en el ala…).

        Después de haber contabilizado con todo detalle la lista de las reformas que adoptó (lo que diferencia este texto de la alocución oficial), Obama reanuda el hilo de su discurso de fondo, lo que lo interesa de más cerca, obviamente:

        A critical focus of our increased engagement will include continued strong support by the United States for improved human rights conditions and democratic reforms in Cuba. The promotion of democracy supports universal human rights by empowering civil society and a person’s right to speak freely, peacefully assemble, and associate, and by supporting the ability of people to freely determine their future. Our efforts are aimed at promoting the independence of the Cuban people so they do not need to rely on the Cuban state.
        “Un enfoque crucial de nuestro mayor compromiso incluirá la continuación del apoyo que los Estados Unidos aportan con determinación a la mejora derechos humanos y reformas democráticas a Cuba. La promoción de la democracia sostiene los derechos humanos universales reforzando la sociedad civil y el derecho de las personas a hablar libremente, a reunirse pacíficamente y a asociarse, y apoyando la capacidad del pueblo de decidir libremente su futuro. Nuestros esfuerzos tendrán por objeto promover la independencia del pueblo cubano de modo que no tenga ya que contar con el Estado cubano.”

        Con respectos a los derechos humanos que promueven Estados Unidos en todo el mundo se machaconean así, si en desacuerdo con los hechos más patentes, así llenada con notas falsas, que puede que hacer muescas en los tontos y que haría reir si la realidad que yace bajo de no era tan trágica. Si no, piden su dictamen sobre la manera en que EE.UU exportan su democracia a los Sirios, a los Libios, a los Afganos, y paso, o con respecto a los derechos al hombre a la salsa étasunienne, sin hablar de los presos de Guantánamo, de las torturas aprobadas por un Presidente y su vicepresidente, que vuelve a pedir incluso… En cuanto a la última frase, no puede salir sino de la idea de un néolibéral étasunien a todo pelo. ¡Miles millones de miserable y de pordiosero en el mundo desearían tener la oportunidad de poder contar con su Gobierno, si estuviera a la imagen de Cuba! El “Estado benefactor” es una vieja luna obviamente para todos los estos millonarios que sientan al Congreso de los Estados Unidos. ¿Pero por qué asombrarse? Las palabras lo dicen bien: el socialismo hace el “social”, hecho el capitalismo, él, del “capital”. En su alocución del 20 de diciembre delante de la Asamblea nacional del poder popular, Raúl responde directamente a este argumento que, sintomáticamente, omite los otros lados de los derechos humanos. Para Obama y los nuestros, sólo existen los derechos civiles. ¡Su amnesia es total sobre los otros derechos! Raúl no los olvida, él: “Seguiremos promoviendo el disfrute, por todas las personas, de los derechos humanos, incluidos los derechos económicos, sociales y culturales, así como el derecho del pueblo a la paz y a la autodeterminación.”

        The U.S. Congress funds democracy programming in Cuba to provide humanitarian assistance, promote human rights and fundamental freedoms, and support the free flow of information in places where it is restricted and censored. The Administration will continue to implement U.S. programs aimed at promoting positive change in Cuba, and we will encourage reforms in our high level engagement with Cuban officials.
        “El Congreso étasunien financia programas de democracia a Cuba con el fin de proporcionar una ayuda humanitaria, de promover los derechos humanos y las libertades fundamentales, y apoyar el libre flujo de información allí donde es limitado y censurado. La administración seguirá aplicando los programas étasuniens destinados a promover un cambio positivo en Cuba y nosotros fomentarán reformas en nuestros encuentros de alto nivel con funcionarios cubanos.”

        ¡Eso va a decirse, por supuesto, pero mejor aún diciéndolo (Obama el no dice en su alocución oficial)! Resumidamente, vamos a entablar conversaciones para ver si volvemos a entablar relaciones diplomáticas rotas por los EE.UU desde principios de enero de 1961, pero seguiremos financiando a gran refuerzo de millones de los programas subversivos destinados a imponer a la sociedad cubana nuestras propias concepciones del mundo y nuestra visión de la sociedad… El verdadero cambio habría sido renunciar a esta injerencia de la que se habla, una vez más, como si eso era evidente. ¿Qué se diría al Congreso étasunien o a la Casa-Blanco si la Revolución cubana decidiera a su vez financiar programas subversivos porque la sociedad étasunienne no le agrada – y Dios sabe si fea, o incluso rechazando, bajo muchos aspectos, hasta el punto que, en comparación, a la cubana tiene todo el exterior de Mona Lisa?

        The United States encourages all nations and organizations engaged in diplomatic dialogue with the Cuban government to take every opportunity both publicly and privately to support increased respect for human rights and fundamental freedoms in Cuba. 
        “Los Estados Unidos animan todas las naciones y todas las organizaciones a iniciar un diálogo diplomático con el Gobierno cubano con el fin de aprovechar todas las ocasiones, públicas y privadas, de apoyar el mayor respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales a Cuba.”

        Los Estados Unidos se sienten tan solo en su combate permanente contra Cuba que quieren recurrir a su último capricho: ¿la “coalición de naciones”? ¿Por qué no barren en primer lugar completamente solos su propio transporte en cuanto a derechos humanos?

        Ultimately, it will be the Cuban people who drive economic and political reforms. That is why President Obama took steps to increase the flow of resources and information to ordinary Cuban citizens in 2009, 2011, and today. The Cuban people deserve the support of the United States and of an entire region that has committed to promote and defend democracy through the Inter-American Democratic Charter.
        “Finalmente, es el pueblo cubano que conducirá las reformas económicas y políticas. Por esta razón tomé medidas para aumentar el flujo de recursos e información a la dirección de los ciudadanos cubanos ordinarios en 2009, en 2011, y ahora. El pueblo cubano merece el apoyo de los Estados Unidos y del conjunto de la región que se comprometió a promover y defender la democracia por la Carta democrática interamericana.”

        Aquí concluye el texto que cito. ¡Bonito homenaje por parte de Presidente “capitalista” al sistema socialista cubano que este reconocimiento que es el pueblo que conduce las reformas económicas y políticas! ¿Pero se da incluso cuenta (o aquél que redacta sus discursos) qué, allí, su lenguaje estereotipado se trabe? ¡Ya que nadie me hará creer que es el “pueblo étasunien” que conduce estas mismas reformas a los Estados Unidos! Allí, están a las manos de los millonarios – lo son todos casi, yo hecho hincapié en este punto – que sientan al Congreso, de los riquísimos banqueros, de los Presidentes a los bolsillos bien llenados del transnacionales a veces los más ricos que muchos Estados del mundo… ¡Esta peroración entre por otra parte en contradicción con el resto de la alocución que hace hincapié en varias ocasiones en el derecho de los Estados Unidos a mezclarse! ¿Pero por qué asombrarse básicamente? Los Estados Unidos, como lo prueba la historia, se mezclan, desgraciadamente, desde hace dos siglos de los asuntos de Cuba…

        Con relación a la alocución oficial, el texto de la Casa-Blanco que cito omite, entre otras cosas, el homenaje que vuelve Obama a los médicos cubanos idos luchar contra la epidemia a virus Ebola en el África el Occidental (se espera siempre, por otra parte, que los países que se comprometieron a proporcionar no serían que financiaciones lo hagan). ¿A propósito, sobre este punto preciso, Obama se guarda bien indicar – lo sabe, por otra parte? ¡– que la Organización Mundial de la Salud (OMS), que patrocina esta batalla contra el Ebola, aún no llegó a pagar la estancia de los médicos cubanos, debido a los obstáculos puestos por el bloqueo étasunien a las transacciones y transferencias que tenían Cuba para destinatario, y quien, al contrario de las reglas del juego preestablecidas, es el Gobierno cubano que debe encargarse!

        Obama menciona también otros puntos en su discurso oficial, que constituyen de nuevo, contrariamente al sobrio discurso pronunciado a la misma hora por Raúl, una injerencia abierta en los asuntos interiores de Cuba. “Sino no me hago ilusiones con respecto a los obstáculos a la libertad a los cuales se choca constantemente el ciudadano cubano. Los Estados Unidos consideran que ningún Cubano debe ser acosado, detienen o pasado a tabaco nada que para ejercer el derecho universal a hacer oír su voz. Y seguiremos apoyando a la sociedad civil allí. /Aunque Cuba hizo reformas para abrir poco a poco su economía, seguimos pensando que los trabajadores cubanos deben tener el derecho a crear sus sindicatos y los ciudadanos tener la libertad de participar en los procesos políticos.”

        ¡Se sigue siendo de verdad patidifuso ante tales afirmaciones! “La libertad de participar en los procesos políticos”… Nuevo ejemplo del lenguaje estereotipado manejado generosamente a la Casa-Blanco, o por mala voluntad o por de ignorancia ensucia, y que contradicen los hechos más patentes de la realidad política cubana. Los Cubanos tienen su palabra que decir – y lo dicen – sobre todas las grandes reformas que jalonaron la historia de la Revolución, a comenzar por el análisis en todo el país por el conjunto de la población de la Constitución adoptada a continuación en 1976 en el marco de un referéndum, pasando por todas las grandes leyes, que son discutidas por millones de personas en todo el lugar de trabajo, en todos los barrios, en todas las organizaciones de masas, y se enmendadas en consecuencia, para llegar a los últimos debates sobre las Orientaciones de la política económica y social o sobre el Código del trabajo. ¿O encuentra tales debates en los Estados Unidos? Lo repito: ¡mala fe o ignorancia escala!

        Paso sobre el mal gusto que consiste en citar a José Martí con respecto a la libertad: “Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado…”, que se traduce, al partir del contexto original y la idea profunda que se ella basa, no como, literalmente: “La libertad es el derecho que tiene todo hombre de ser honesto”, pero como: “La libertad es el derecho de todo hombre a la dignidad…”. Y el contexto original es el del estudio para niños, el Edad de Oro, en el artículo titulado “Tres héroes”, es decir Bolívar, Hidalgo y San Martín, donde Martí menciona las guerras de Independencia latinoamericanas contra la corona española.  ¡Podría citar, mí, cientos de frases y largos apartados donde Martí, mientras que Cuba es siempre colonia española, alerta sus compatriotas y sus contemporáneos latinoamericanos contra la amenaza a su libertad que representa la potencia étasunienne entonces en pleno desarrollo! ¡A propósito, y Obama debe bien reconocerlo por la banda reconociendo que la política étasunienne desde más de cincuenta años hizo fiasco, si hay algo que el pueblo cubano tiene que revender, es completamente la dignidad! ¡Que le aportó, no le desagrade, la Revolución socialista cubana!

        Pues, aplauden a “sentido común” de Obama y a su nueva política, que redondeará inevitablemente los ángulos entre Cuba y los Estados Unidos, que facilitará las cosas y mejorará la vida de los Cubanos, y, sobre todo, que reducirá un poco la presión que ejerce desde hace más de un medio siglo sobre la población cubana el “gigante a los manojos de siete leguas”… Eso, es también del Martí, la orden, la verdad, que afirmaba en uno de sus textos más premonitorios y los más proféticos (y, porqué no hay la declaración, uno de los lo más espléndidamente posible escritos), “Nuestra América”, alertando de nuevo el Latinoamericano:

        El campesino vanidoso cree que el mundo entero es su pueblo, y, con tal que sigue siendo el alcalde, o que mortifique al rival que le rebajó a su novia, o que sus economías crecen en su bote, considera como orden el orden universal, sin nada saber gigantes que tienen siete leguas a sus manojos y pueden ponerle el manojo arriba, ni de la batalla en el Cielo de los cometas que van por los aires, dormidos, absorbiendo mundos. Lo que permanece de pueblo en América debe despertarse. Nuestro tiempo no se hace para dormir el fular sobre la cabeza, sino las armas a manera de almohada, tal como ocurre con el audaces de Juan de Castellanos: las armas del juicio, que supen otros. Cortadas de ideas valen mejor que cortadas de piedra.
        “se cortan de ideas”, cuyo Fidel había hecho la piedra de tecla de la política y la diplomacia cubanas cuando ocupaba el frente de la escena, permitieron precisamente a los Cubanos resistir y defender su conquista, y lo serán aún más necesario para la entrada de esta nueva etapa donde aquél que permanece, son en conscientes, su enemigo por sus objetivos profundos va a guardar el palillo para agitar la zanahoria. Sobre este plan, el establecimiento no se equivoca: incluyó perfectamente este en cuestión, y está como un único hombre detrás de su Presidente. Sólo quiero para prueba estas afirmaciones de uno del presidenciables para el Partido republicano, Ron Paul, durante un debate con otro de los candidatos, de origen cubano, Marco Rubio, escandalizar por la actitud de Obama:

        « Communism can’t survive the captivating allure of capitalism. Let’s overwhelm the Castro regime with iPhones, iPads, American cars, and American ingenuity.”… O: “El comunismo no puede sobrevivir al atractivo del capitalismo. Ensevelissons el régimen castriste bajo los iPhones, los iPads, los coches americanos y la ingeniosidad americana.”
        Que apenas se espere mejor del lado de su adversario en espejo, el Partido demócrata. El que tiene todas las oportunidades de convertirse en su candidato a la Presidencia, Hillary Clinton, afirma por su parte, después de haber felicitado a Obama de su decisión y en la misma línea que de las ideas del arrendatario de la Casa-Blanco: “A pesar de las buenas intenciones, nuestra política de aislamiento que dura desde décadas no hizo más que reforzar la influencia del régimen castriste. Como lo dije anteriormente, la mejor manera de promover el cambio en Cuba, es poner a su población en contacto con los valores, la información y la comodidad material del mundo exterior. El objetivo de un mayor compromiso de los Estados Unidos en los días y los próximos años debe ser incitar a establecer reformas verdaderas y duraderas para el pueblo cubano. Y los otros países del continente americano deberían participar en esta empresa.”

        ¿Qué piensa en frente, del otro lado del Golfo de México? La Revolución cubana lo dijo arriba, neto y claro, ayer, en la alocución muy de alto comportamiento pronunciado por Raúl delante del Armado nacional del poder popular:

        Profundas diferencias separan a los Gobiernos étasunien y cubano, entre otras cosas de las concepciones distintas sobre el ejercicio de la soberanía nacional, sobre la democracia, sobre los modelos políticos y sobre las relaciones internacionales.
        Reiteramos nuestra disposición a un diálogo respetuoso y recíproco sobre nuestras divergencias. Tenemos convicciones decididas y numerosas inquietudes sobre lo que pasa a los Estados Unidos en cuanto a democracia y derechos humanos, y si aceptamos discutir, a partir de los fundamentos ya enunciados, de cualquier punto que los Estados Unidos querrían abordar, eh bien nosotros lo harán, sobre las realidades de aquí a, y también sobre las de allí.

        ¡Que no se pretenda, para una mejora de sus relaciones con los Estados Unidos, que Cuba renuncia a las ideas por las cuales luchó más de un siglo durante, para las cuales su pueblo pagó mucha sangre y en cuyo nombre corrió los mayores peligros!

        ¡Que se comprenda que Cuba es un Estado soberano, cuyo pueblo votó libremente por referéndum una Constitución que decidió su cabo socialista y de su sistema político, económico y social! (Aplausos.)

        ¡De la misma manera que nunca hemos ido a los Estados Unidos cambiar su sistema político, de la misma manera exigimos que ellos respetamos el nuestro!

        El contencioso es pesado, muy pesado, y la única buena voluntad no basta. Raúl informa también que la supresión del bloqueo será una larga batalla. Habría podido citar otro no extremadamente espinoso, del que nulo no habla pero todo el mundo sabe no obstante que él será un escollo: la base naval de Guantánamo, ocupada desde ahora más de un siglo a la denegación de la carta y el espíritu del derecho internacional, y la que suerte es aún más difícil a regular puesto que los Estados Unidos la convirtieron en un infame lugar no derecho… ¡No se ve de verdad cómo relaciones normales podrán establecerse mientras los Estados Unidos no volverán a Cuba el territorio que ocupan en una de sus más grandes bahías!

        En cualquier caso, no se podría mejor decir que no lo dijo Raúl: la Revolución cubana discutirá de muy en igualdad de condiciones, como no dejó, por otra parte, de repetirlo desde siempre. ¿Los Estados Unidos son capaces? La bola está en su campo.

        Querría añadir una ultima cosa: ¿ Por qué el presidente Obama no quiere devolver Guantanamo a Cuba?

        Articulo : Jacques-François Bonaldi.
        traducido en su criado : Dupui

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s