¿La mala palabra? (I). #Cuba

Por Felix Edmundo Díaz @feddefe*

Hoy, mientras caminaba de regreso a la casa, venía pensando en esta página a la que un día
decidí llamar “La Mala Palabra” y, entre charco y charco, pues recién había llovido bastante,
me preguntaba cuántas personas entenderían el sentido del proyecto, cuántas pudieron
haberse espantado al leer su nombre o ver su imagen de referencia, y me respondí aliviado
que la imagen podría atraer a muchas buenas personas del mundo, ya que la bandera cubana
es símbolo de lucha y solidaridad, de amor y firmeza, de humanidad entera, por ello solo se
espantarían algunos “libreteros” de expresión que, empleando el lenguaje de los humildes,
enlodan cualquier buena obra del hombre por el hombre al no entender, por el egoísmo que
aniquila sus neuronas, que no todo se puede comprar.

No obstante, con frecuencia escuchamos decir que “todos tenemos un precio” y es una verdad
inmensa, solo que quienes hacen de esta frase su divisa en la vida olvidan que dentro de ese
“todos” conviven miles, cientos de miles, millones de seres humanos, el precio de cualquiera
de los cuales no se puede costear ni juntando todas las riquezas del mundo y es entonces que,
por arte de magia, aparecen los títulos innobles que nos cuelgan (me apunto como uno más)
en “la galería” (léase monopolios de la desinformación), que van desde el de “loco” hasta el
de “terrorista”, pasando por “comunista”, “izquierdista”, “De zurda” (gracias a Maradona y
Víctor Hugo, aclaro que por el fantástico programa), “fanático”, “fundamentalista”, “asesino”,
“extremista” y otros tantos.

Lo anterior ni por asomo pretende justificar algo tan bárbaro como el terrorismo, pues este
es y debe ser combatido desde donde provenga, no podemos aceptar tesis de “terrorismo
bueno” y “terrorismo malo” como si los muertos de ellos fueran mejores que los nuestros,
cualquier intento por doblar, alzar o subir la varilla es solo obra de la vil hipocresía con la que
mal justifican sus actos.

Por hoy termino, regalándoles una “mala palabra” de verdad: hambre… ¿Alguien me puede
responder para qué la fecha de vencimiento en las conservas? ¿El que las fabricó sabe que no
se consumirá la producción completa? ¿Si nunca se va a consumir la producción completa por
que se fabrica tanta cantidad? ¿Por qué cada año mueren de hambre millones de personas si
los “súper” están abarrotados de productos? ¿Alguien le encuentra lógica a esta situación?,
personalmente, creo que algo tan descabellado no puede tener otra explicación que no cruce
los caminos del dinero, el poder y el egoísmo.Como podrán darse cuenta “el hambre” es una “mala palabra”, tan mala como puede sonar un “hijo’e put…” fuera de contexto.

Tenemos muchas “malas palabras” sobre las que discursar como son “analfabetismo”,
“miseria”, “insalubridad”, “fondos buitres”, “deuda externa”, “aranceles”, “vallas de frontera”,
“invasiones”, “falsos positivos”, “drones”, “Cóndor” (la operación), “primaveras”, “golpes
blandos”, “acaparamiento” y contando, por eso los invito a compartir sus ideas u opiniones
sobres estos vocablos que algún día lograremos desterrar para solo hablar de ellos en las
clases de Historia.

*Editor del blog La Mala Palabra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s