“Ay, Obama, Obama…” (Xl) ¿Criminales o extranjeros invasores en su propia tierra?

  obama

Por Félix Edmundo Díaz @feddefe*

Mr. President, los acontecimientos de días recientes, cual si sus antecedentes no fueran suficientes y bastantes, me convencen cada vez más que las libertades en los Estados Unidos de América, solo están soportadas en la Declaración de Independencia, la Constitución y la Declaración de Derechos (Bill of Rights), documentos que, a la usanza de aquellos tiempos, fueron escritos sobre papel de Cannabis  (mejicanamente conocida como Marijuana), de ahí que se protejan bajo gruesos cristales blindados, porque de lo contrario, hace rato, se ‘los hubieran fumado’.

Los historiadores no se ponen de acuerdo, pero todo indica que, el 4 de julio de 1776, cuando presentaron el esbozo de la Declaración de Independencia, algunos congresistas pensaron que Tomas Jefferson se había metío un pito de mariguana, algo natural en los padres fundadores, al elaborar el primer borrador, de ahí que decidieran suprimir el apartado que condenaba la esclavitud.

Después todo ‘siguió su curso’, en la parte de la Constitución que reza: ‘todos los hombres nacen iguales…’, suprimieron el término ‘blanco’, pero como si no hubieran hecho nada, generación tras generación, se han encargado de ‘suprimir a los negros’.

Y como está de moda por estos días hablar de Estados Unidos y Cuba, y de ustedes (los gringos) pretendiendo enseñarnos sobre derechos humanos, me asaltó una duda:

Si en Cuba los descendientes de los aborígenes, de los españoles, de los negros y los chinos, o de dónde sea que hayan venido los ancestros de los que vivimos en la isla, somos cubanos todos, ¿por qué en Estados Unidos todos no son norteamericanos? ¿Por qué existen afroamericanos o hispanoamericanos si todos, ya blancos, mestizos, negros o indios nacieron en la tierra prometida?

Evidentemente, el desprecio por aquellos que no son blancos es congénito, resultado de la mala sangre o sangre sucia, como dirían los enemigos de Harry Poter, en relación a los primeros ingleses que migraron hacia este hemisferio y fundaron las trece colonias.

El hecho es que los negros en los Estados Unidos son tratados como extranjeros, como clase inferior, tendencia que se ha agudizado desde que tú, Mr. President, asumiste el cargo, saca tus cuentas para que veas que el salvajismo policial contra la población negra se ha acrecentado en tu gobierno y lo peor es que no has podido resolver el problema.

Si un policía mata a tiros a un joven negro, el oficial obró en legítima defensa.

Si un joven negro, en protesta por el precitado abuso, quema un carro o rompe una vidriera, este es un vándalo o criminal.

Menuda justicia la de tu país.

Si quieres ver lo que es democracia y si tus asesores te lo permiten, siéntate unos minutos para que te deleites, aunque sea en retransmisión, del mar de pueblo que desfiló por la Plaza de la Revolución en La Habana, apoyando al Socialismo, a Fidel y a Raúl, y al pueblo y gobierno de Venezuela…

Yo estaré al tanto, frente a mi televisor, para, con el dolor compartido de millones, apreciar el ‘desfile’ de los 29 000 efectivos de la Guardia Nacional y los otros tantos miles de policías que acabas de desplegar en Baltimore, en aras de defender la democracia de los blancos y controlar la ira centenaria de los negros norteamericanos a los que tu gobierno trata como extranjeros invasores en su propia tierra.

Editor de La Mala Palabra.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s