¡Ay, Obama, #Obama…! (XII) #Cuba

 Por Félix Edmundo Díaz*

Mr. President, ayer conocí que usted viajaría a mi país y como buen cubano (de Cuba) le regalo algunas ideas, totalmente libres de impuestos, para su preparación; le aclaro que todo lo que aquí le expongo es “a prueba de balas” y, si usted se arma con estos lineamientos, podrá enfrentarse a las molestas preguntas de reporteros, congresistas y políticos del otro partido (que es lo mismo) pero se nombra diferente, etc.

¿Por qué viajar ahora a Cuba? Esta pregunta “le saldrá hasta en la sopa” y puede responder:

  • Yo soy el primer negro Presidente de EUA y quiero, también, ser el primer Presidente de EUA en visitar la Cuba Socialista…, porque si espero por la ‘fruta madura’ de seguro me voy a quedar con las ganas…
  • Si todos los presidentes del mundo viajan a Cuba, prefiero ‘no ser el último’, porque allí no hay ningún chiste.
  • Porque si espero a que termine mi mandato y voy de turista tendré que alquilar un TUR y a mí me gusta La Bestia.

1ra aclaración: La fortaleza rodante conocida por La Bestia no le hace falta en Cuba, porque este es el país más seguro del mundo y, si tiene dudas, pregúntele a Ba Ki Mon que se hizo un corte de cabello en una barbería habanera o a Francois Hollande que ‘zapateó’ la Habana Vieja.

2da aclaración: No le diga a nadie de su séquito (incluidas esposa e hijas) y, muy especialmente, al Servicio Secreto que ‘Cuba es el país más seguro del mundo’, porque, siendo una verdad absoluta, pensarán que se fumó un pito de marihuana, recuerde que ellos (su esposa e hijas no) llevan 57 años repitiendo lo contrario…

  • Puede hacerse el estratega y decir: Del amigo cerca, del enemigo más cerca todavía… vaya haciéndose el Tsun Tzu.
  • Por último, usted es el commandant chief y puede decir: Voy a Cuba porque me da la gana… y de paso se pone de macho pa’ que lo respeten…

Otros consejos útiles:

  1. En mi país nadie es discriminado por el color de la piel, así que adviértale al Servicio Secreto que en Cuba no se le dispara a los negros, ni a los mestizos, ni a nadie… En su país tampoco deberían hacerlo, pero las estadísticas de negros acribillados por agentes del ¿orden? son horripilantes…
  2. En mi país no se venden armas de fuego, por ello si usted o alguno del Servicio Secreto ve a un cubano meterse la mano por dentro del pantalón, no piensen que va a sacar un arma, ni que le está haciendo “un gesto guapo”, porque casi seguro se está ‘estirando los güevos’ por el calor…

Muy importante:

Mr. President, “cuide su boca” no de la exquisita comida criolla, sino de las cosas que, a veces, para congraciarse con algunos estratos suciales de su país y el mío, se aventura a decir, léase: voy a ver el tema de las expropiaciones, no vamos a “tocar” la base naval yanqui en Guantánamo, voy a reunirme con “los perros” (algo que debiera dejarle a los chicos de Animal Planet), etcétera…

No se preocupe por lo demás, de cualquier modo, usted siempre dirá: le dije así, le dije asa’o y, of course, omitirá mencionar los truenos que le devolvió su interlocutor, así que, en el face to face, no pierda la oportunidad de mantener el tono bajo y, cuando sea prudente, cerrar la boca… ello siempre es mejor que disculparse, algo que usted, aunque no lo pregone, ya se vio obligado a hacer con anterioridad…

Preste mucha atención, si usted observa en mi General – Presidente los ojos risueños, no se le ocurra pensar que es porque le va a reír la gracia… recuerde siempre que mi General-Presidente es achina’o de nacimiento y mientras más los achica peor para su interlocutor…

Por último, somos un pueblo educado y hospitalario, de ahí que dondequiera que usted vaya escuchará un sincero ‘Welcome’, solo le recomiendo que no se salga de “la hoja de ruta” para hacerle ‘tortitas’ a los mercenarios del imperio, porque ‘en un abrir y cerrar de ojos’ pasaríamos del ‘Welcome’ al trueno de ‘Go Home’ y mire que ese sí lo hemos practicado durante años…

Buen viaje, y feliz estancia en mi Cuba, mr. President.

Nota para mis queridos lectores y para mr. President: Si por casualidad el número de la zaga ¡Ay, Obama, Obama…! no coincide con el consecutivo del artículo anterior, el error es mío, debo haber “perdido la cuenta”…

*Editor de La Mala Palabra  @feddefe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s