No me pude callar… #CubaEsNuestra #Cuba

Resultado de imagen para donald trump cubaPor JT*

Pido licencia y disculpas porque esta vez no esperaré a leer las atinadas líneas de mi hermano Félix Edmundo Díaz, editor de “La mala palabra”, pues sé que tendrá sobrados argumentos para blandir su espada cargada de los oportunos y necesarios improperios que, no en pocas ocasiones, en buen cubano, los que blancos de ellas fueron merecidos.

Su crítica de vanguardia es el reflejo de nuestra generación, padres de los jóvenes que portan el legado de nuestros próceres.

Ha transcurrido un año y cinco meses desde que se entonaron las notas de nuestro himno durante la apertura de la embajada cubana en Washington. Entre conversaciones avanza el tiempo, casi, sin resultados tangibles para nuestra isla. Concluyeron las cacareadas elecciones con resultados inesperados en mi opinión. Toda una trama teatral a favor de los demócratas resultado: triunfo de lo infausto, la falta de ética, lo amoral, reflejo de lo decadente de un sistema que busca fórmulas a tientas y a locas.

Supongo que nuestros más avezados diplomáticos se encuentran en el debate de felicitar, como imponen las normas de la diplomacia, o compadecer, como humanos sensatos, a todos los norteamericanos, negros, caucásicos, indios y mestizos, sobretodo a los emigrados, por los resultados de un proceso eleccionario, que ha posado para las cámaras, hoy nos regalan a su presidente como “la perfecta democracia”.

No le quepa duda a nadie: las decisiones, por desgracia, o por desgracia, no responden al ropaje de republicanos o demócratas, simplemente se someten a los intereses, al dinero y el poder. Pudor desfachatado, vulgar, irrespetuoso e indigno, distante de las reglas y patrones habituales de los aspirantes a la presidencia de EUA.

¿Qué estarán haciendo los interesados en que las relaciones entre Cuba y EUA no se normalicen? Ellos, los partidarios acérrimos de que todos los que no les agraden deben morir, hoy vociferan: claro, está muy bien elegido mister Trump.

Junto a esos, están actuando las mercenarias del imperio – “Damas de Blanco”- como si vivieran en la famosa Calle 8 de Miami… festejarán el triunfo de Trump, quizás olvidando que para él, las mujeres, los latinos, los negros, los emigrantes merecen peor suerte que un perro callejero. ¿Será que éstas, las Damas de lo impuro, ocuparan el lugar de sus mascotas? Estas personas desconociendo cualquier patrón identitario o de apego a la tierra que les vio nacer, con sus conductas le venden sus almas al diablo, esta vez teñido de rubio.

¡No nos engañemos, Donald Trump está disfrazado de republicano, ¡traje tan falso como el entramado nefasto de su vulgar honestidad!
He dicho…

JT* colaborador de “La Mala Palabra”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s