La ignorancia activa. Obama, Trump y Pence.

Resultado de imagen para obama trump pence

Por Félix Edmundo Díaz @feddefe*

La fórmula del título no es propia, sino de Goethe, el poeta, dramaturgo y pensador alemán, el mismo que recreó, en su universalmente clásico Fausto, aquello de vender el alma al diablo, el mismisimo que escribió “Nada hay más terrible que una ignorancia activa”, y el aforismo acaba de inundarse de tres nuevos ejemplos para apuntalar la ya sólida sentencia.

Ayer, Mr. President Barack Hussein Obama II, Donald Trump y Mike Pence dieron sus declaraciones a la prensa con motivo de la muerte de Fidel.

No voy a detenerme en los detalles de cada una de ellas ni pienso seguir la línea cronológica de sus intervenciones.

Me obligo a disentir de la primera opinión del editor de Cubadebate, sitio serio y objetivo, en cuanto a la supuesta mesura del mensaje de Mr. President; el señor Obama, una vez más, demostró tener cierto don para las palabras, esas que usa para confundir y deslizar, creyendo que le creerán, un mensaje conciliador a los cubanos… ¿se puede ser tan peligrosamente imbécil como para no reconocer que Fidel es el pueblo cubano y el pueblo cubano es Fidel?

Si Mr. President, todavía lo es hasta el 20 de enero de 2017, tiene alguna duda, puede indicarle a sus embajadores, secretarios, consules y personal diplomático y de los servicios de inteligencia que repletan su embajada en Cuba a que se den un paseo por las calles de La Habana o de cualquier sitio del país, que hagan sus fotos de los rostros del pueblo y prueben a detener en una instantánea el silencio del dolor de Cuba, o no lo haga y siga esforzándose por ser un ignorante activo.

¿Quién es Mike Pence? Bueno, aparte de ser el próximo vicepresidente electo, fue el gobernador número 50 de Indianapolis, estado con una economía posindustrial y leyes laborales preindustriales, esas mismas que hicieron posible el surgimiento y desarrollo del capitalismo sobre los lomos, el sudor, la salud y la vida de los trabajadores; las leyes laborales de Indianapolis, salvo magras modificaciones, datan del siglo XIX… y este tipo es el que ahora habla de demoracias y tiranías. Es evidente que a Mike le hicieron un bypass y le conectaron el intestino delgado a la laringe, porque, normalmente, es imposible hablar tanta mierda junta.

Dejé pa’l final a Trump, arriesgándome a recibir una demanda de los defensores de los animales, pero es innegable que ningún pueblo merece ser dirigido por tamaño troglodita, racista, xenófobo y de una misoginia tan brutal que solo permite imaginar que fue parido por una hembra de hiena, y en el supuesto de que fuera alumbrado por una hembra humana de seguro que esta lo cagó, porque parto no fue…

Este tipo, a la par de exhibir alguna inteligencia pa’ los negocios, es evidente que adolece de graves limitaciones para la interacción seria con los seres humanos, razón por la cual los servicios de inteligencia del Imperio dudan si pueden hacerlo partícipe de los secretos más sensibles que colectan ante la incertidumbre de lo que pueda resultar de ello.

No soy psicólogo ni psicoanalista, pero si alguien cree que Trump es impredecible, le puedo sugerir un recurso sencillo para adelantarse o adivinar sus reacciones: usted únicamente debe imaginar (no tiene que hacerlo solo, puede pedir ayuda a familiares y amigos) la más grande imbecilidad o aberración que se le ocurra y después multiplique su efecto por la mayor cantidad de dígitos que soporte su calculadora, el resultado de la operación será conservadoramente cercano a lo que se puede esperar de este sujeto.

Y como va a ser el próximo Mr. President, a la sazón de sus alabanzas a la brigada 2506, le curso la invitación a que se lance… quizá, lo podamos cambiar por algo más que compotas, aunque está claro que para ello debería ser hombre.

Dice un proverbio popular: Es la ley que las frentes más amplias y limpias atraigan sobre sí las piedras que se mueven siempre en las manos débiles o envidiosas… o en las de ignorantes activos, agrego, lo que no quita que a estos débiles, envidiosos e ignorantes les sean devueltas, con creces, sus propias piedras, razón que me provoca  apartarme unos minutos de mi justo luto para decirle a Obama, a Trump y a Mike  que me recago en las putas madres de los tres, que tengan la decencia (la pidan prestada o la compren), pero que dejen al pueblo cubano y a los miles de millones de seres justos de esta Tierra llorar en paz a Fidel.

Y a los tres un consejo: no despierten la fiera que llevamos dentro.

26 de noviembre de 2016.

*Editor de La Mala Palabra.

One thought on “La ignorancia activa. Obama, Trump y Pence.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s