EL AÑO DE INOCENCIO

Cualquier semejanza con infinidades de innecesarias realidades no es casualidad,sino el resultado de ‘importar’ valores ajenos a nuestras raíces.

LA BICICLETA

peor-cumpleaños

Cuando Inocencio apareció, como un embrión feliz en su primera imagen de ultrasonido, su madre dio un pequeño codazo en el abdomen de su esposo y le susurró: TENEMOS QUE PONERNOS PARA EL AÑITO DEL NIÑO.

Una semana después, el futuro padre que era Cesar el plomero, a quien todos conocían por ¨Teflón de Jabita¨ ya tenía un lindo puerquito recién destetado, un carnerito atado en el patio trasero y una alcancía a base de un pedazo de tubería plástica, cerrado en sus dos extremos, con la típica ranura para las monedas.

El muchacho nació unos meses después y para entonces ya el cerdo estaba bastante crecidito, el carnero era todo un ejemplar de su especie y la alcancía pesaba bastante. Ahora llegaba el proceso de las comparaciones y luego de un exhaustivo análisis de los últimos cumpleaños de ese tipo que habían tenido lugar en la barriada, la madre…

Ver la entrada original 372 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s