La caravana de la esperanza o de la muerte… #CaravanaMigranteDeCentroamérica.

Por Félix Edmundo Díaz @feddefe1917*

Desde hace unos días vengo siguiendo, como millones de semejantes en el planeta, a ese mar de gente que dirige sus pasos, a través de Centroamérica, en busca del Vellocino de Oro.

Los neones, los leds, las imágenes de casas hermosas, provistas de muebles hermosos, chicas hermosas, coches lujosos, joyas caras, vapores y bronceados, acompañados de «cortes y puntadas» para respingar la nariz, «adelgazar» los huesos de la cara, desaparecer las «líneas» de la frente, los ojos y el cuello, han hecho el milagro, ese «bombardeo» al que hemos sido sometidos, por los años de los años, comienzan a rendir su «fruto» y todos convencidos marchan hacia el País de las Maravillas, sin saber que Alicia ya murió, acurrucada cerca de un fuego, debajo de un puente.

La encontraron «sus vecinos» asida a la ruedita del carrito de compras en el que atesoraba todos sus bienes, raídos, sucios, viejos, junto a sus sueños y pesadillas del American Way of Life.

Ese es el sueño que hoy persiguen los miles o decenas de miles que marchan para cruzar el río Bravo, ellos huyen de la pesadilla de la pobreza, el hambre y la exclusión hacia una pesadilla que aún no se les ha develado, pero que los abrazará de más pobreza, más hambre, más exclusión y, al final, más temprano que tarde de la muerte, tranquila y fría como es ella, quizá, asidos a la ruedita de un carrito de compras o abrazados al peluche raído, sucio y viejo que todavía conserva el olor de su dueño, ese que no resistió la marcha, o del que le separaron al llegar, ese que, sin haberlo pedido, nació en la pobreza, el hambre y la exclusión, resultantes del apetito voraz del vecino que, durante más de 100 años, como hábil depredador ha sabido alimentarse y mantener viva a la presa, para seguir alimentándose después.

Siempre duele la pobreza, el hambre y la exclusión, pero la muerte anunciada de centenares o miles de críos es el espectáculo más dantesco que se pueda presenciar.

*Editor de La Mala Palabra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s