QUE NO FALTE EL AZÚCAR , una historia para gente de los Bateyes.

Humor dentro de la historia, pero historia al fin debemos enriquecerla y defenderla. Gracias Miguel Cruz Suárez.

LA BICICLETA

baguano-central-baguano-f-lisandra

Cuando era niño, allá en el terruño cañero donde crecí, dos cosas se decían como lemas de combate o arengas cotidianas: ¨Azúcar para crecer¨ y ¨Sin azúcar no hay país¨, ambas eran grandes y dulces verdades.

La vida giraba en torno a la humeante chimenea de un central. El ingenio con sus vapores y rechinares metálicos, era una especie de tótems al que todo el pueblo agradecía y veneraba. La ronca sirena accionada por vapor, anunciaba las horas de los cambios de turno en la fábrica y era; además, alerta colectiva para el quehacer de todos. Resultaba común escuchar en el argot laboral, familiar y hasta pasional, las referencias al ¨pitazo del central¨

Se hacían citas y pactos que convocaban a una partida de dominó ¨cuando el central pite las siete de la noche¨; a una reunión después del ¨pito de las once de la mañana¨ o hasta recuerdo a…

Ver la entrada original 389 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s